Distintivo Ambiental de la DGT ¿Qué son? y ¿Para qué sirven?


03/08/2018 Facebook Twitter LinkedIn Google+ Artículos



Editado el 06/12/2017

“Las Administraciones públicas, en el ámbito de sus competencias, promoverán los sistemas de transporte público y privado menos contaminantes”. Así reza la entrada de la página de la “DGT/Distintivo Ambiental”, aunque aún queda de hacer en esta iniciativa, en la ciudad Condal desde el 1 de diciembre del mes en curso ya es obligatorio tener identificado tu vehículo para restringir las entrada a ciertas zonas de la ciudad.

Se categoriza con cuatro etiquetas, de momento con visibilidad no obligatoria, aunque tráfico recomienda si se van a poner que sea en el ángulo inferior derecho de la luna delantera, aunque puede ir en cualquier sitio visible del vehículo. El origen de esta iniciativa nace en el Plan Nacional de Calidad del Aire y Protección de la Atmósfera 2013-2016 (Plan Aire), en el que se afirma que tanto las partículas como el dióxido de nitrógeno (algo que ya hablamos en su día en Drive&Work®) es la principal fuente de emisiones en las grandes ciudades debido al tráfico rodado, por lo que se propone la clasificación de los vehículos en función de los niveles de contaminación. La clasificación de los vehículos y los criterios por los cuales se rige dicha clasificación , ha sido un exhaustivo trabajo entre los Ayuntamientos de Madrid y Barcelona, el Real Automóvil Club de Cataluña (RACC), la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC), el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, todo este grupo liderado por la DGT (Dirección General de Tráfico), todos ellos tienen como objetivo, clasificar y graduar el 50% del parque automovilístico más eficiente, algo así como poco más de 17 millones de vehículos.

La clasificación de las etiquetas son:

Etiqueta O Emisiones

 

* Azul/Cero Emisiones: Para vehículos eléctricos de batería, vehículos eléctricos de autonomía extendida, vehículos eléctricos híbridos enchufables con autonomía mínima de 40 kilómetros y vehículos de pila combustible. En esta pegatina se podrá leer el número que identifica la categoría, en este caso “0” emisiones locales, en el código “QR” (campo cuadrado superior) se identificará la siguiente información del vehículo, año de matriculación, marca y modelo, combustible, categoría y autonomía eléctrica, nivel emisión Euro y potencia fiscal, en el campo cuadrado inferior nos mostrará la matrícula y el tipo de energía empleada en el vehículo, BEV (vehículo eléctrico de batería) REEV (vehículo eléctrico de autonomía extendida) PHEV (vehículo híbrido enchufable con autonomía mínima en modo exclusivo eléctrico de 40 kilómetros) FCEV (vehículo eléctrico de célula de combustible) y HICEV (vehículo de combustión de hidrógeno).

Etiqueta ECO

 

* Verde y Azul/ECO: Para vehículos híbridos no enchufables, vehículos de gas natural o gas (GNC o GNL), al igual que los de gas licuado del petróleo (GLP), cumpliendo los criterios de la etiqueta C. En esta etiqueta se podrá leer en sentido vertical número de etiqueta junto a un código de barras, en la parte superior nivel de emisiones Euro, en el campo cuadrado superior el código “QR” con la misma información que la anterior y en el campo cuadrado inferior la matrícula del vehículo y la fuente de energía empleada, PHEV (vehículo híbrido enchufable con autonomía mínima en modo exclusivo eléctrico inferior a 40 kilómetros) HEV (vehículo híbrido no enchufable) y vehículo con combustible GNC, GNL o GLP.

Etiqueta Tipo C

 

* Verde/C: Para turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero de 2006 y diésel a partir de 2014. Vehículos de 8 plazas y pesados, tanto de gasolina como diésel, matriculados a partir de 2014. Estos vehículos deberán cumplir con la normativa Euro 4,5 y 6 en gasolina y Euro 6 en diésel. En esta etiqueta se podrá leer exactamente lo mismo que en la anterior pero en el cuadro inferior el combustible será identificado como gasolina o diésel.

 

Etiqueta Tipo B

 

* Amarilla/B: Para turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero de 2000 y de diésel a partir de enero de 2006. Vehículos de ocho plazas y pesados tanto de gasolina como de diésel matriculados a partir de 2005. Estos vehículos deberán cumplir con la normativa Euro 3 en gasolina y Euro 4 o 5 en diésel. En esta etiqueta con el fondo amarillo podremos leer exactamente lo mismo que en la anterior.

Si quieres saber la etiqueta de tu vehículo, pulsa aquí.

Esta clasificación permitirá a los Ayuntamientos de las ciudades lo que ya se viene haciendo en Barcelona desde el pasado día 1 de diciembre, discriminar la entrada a todos aquellos vehículos que no tengan etiqueta ambiental al área dentro del casco urbano llamado “Zona de Bajas Emisiones”. De momento el Ayuntamiento de Barcelona anuncia “este tipo de vehículos (refiriéndose a los no etiquetados) no podrán pasar a la zona delimitada en episodios de alta contaminación, para todos aquellos vehículos que accedan a la zona de bajas emisiones sin etiqueta en días de alta contaminación se les multará con 100 €, para el resto de vehículos que sí pueden acceder, el aparcamiento en esos días costará 2 € más por hora en las zonas azules y verdes”, un negocio bien montado, sobre todo cuando la DGT anuncia que a partir de ya, las etiquetas podrán ser recogidas en las Oficinas de Correos y su coste será de 5 € cada una. (Consulta aquí las oficinas donde ya se puede recoger el distintivo ambiental y la documentación que necesitas para retirarla) Si hablamos de la intención de etiquetar la mitad del parque automovilístico de España, estamos hablando de 17.064.025 vehículos a 5 € por etiqueta y vehículo, sale la escalofriante cifra de 85.320.125 €, una forma de recaudación muy limpia, así que me espero que los que estamos fuera de ese etiquetado nos vendrá algo por algún otro motivo.

Vista Panorámica de Barcelona

 

Antes de 2020 está previsto en Barcelona la instalación de cámaras automáticas en las entradas de la “Zona de Bajas Emisiones” que leerán las matrículas de los coches y multarán a quienes traten de saltarse las restricciones, hasta entonces el Ayuntamiento de la ciudad Condal reforzará el control con 48 patrullas de la Guardia Urbana, las restricciones serán en días de alta contaminación y en los horarios comprendidos entre las 7 y las 20 horas, se reforzarán los transportes públicos y se venderán bonos llamados “T-Aire” que por 1,80 € podrás comprar tu billete de ida y vuelta. Aún así Barcelona ya contempla ampliar estas restricciones a la circulación de vehículos sin etiquetar, las cuales serán permanentes a partir del 1 de diciembre de 2020.

Esta clasificación según las Administraciones tiene como objeto la discriminación positiva a los vehículos más respetuosos con el medioambiente y ser un instrumento eficaz al servicio de las políticas municipales. ¡¡Vamos!! un Apartheid automovilístico en toda regla con afán recaudatorio, aún siendo el 50%  del parque automovilístico y no una minoría de vehículos ecológicos. Esperemos que sea para el bien de todos y no para abrir más brecha en las clases sociales pues el desembolso a un medio largo plazo que esto supone, no creo que todo el mundo se lo pueda permitir. Este tipo de iniciativas alimentan las ventas de las casas de automoción haciendo más liviana la transición de automóviles de combustión fósil (donde pueden perder muchísimo dinero ya que ahora la venta se reducirá en ese tipo de motor) a vehículos de energías alternativas, ¿el Estado ayudando una vez más al sector privado, al igual que lo hizo en su día con la banca?. Paciencia, todo sea por respirar sano aunque el coste sea alto.

Regístrate en Drive&Work y conduce hacia tu futuro

Desde Drive&Work®, un saludo a tod@s.

Síguenos en FacebookInstagram y YouTube

comentarios